Seleccionar página

Estamos viviendo unos momentos que yo definiría como diferentes. Diferentes, porque nunca antes hemos pasado por una situación parecida. Es la primera vez que los ciudadanos de países enteros se ven obligados a permanecer en sus casas durante semanas.

En esto momentos hay un gran número de personas que están experimentando un gran miedo y, sin duda, no les faltan razones para ello. Pero recordemos que tenemos libre albedrío y que podemos elegir cómo vivimos los desafíos que se presentan en nuestra vida. Podemos elegir vivir en el miedo o en la confianza y la alegría porque todo esto está ocurriendo por una razón que, tal vez, aún no podemos ver en su totalidad.

También sabemos que somos los creadores de nuestra realidad y que, si estamos en la vibración del miedo, no haremos más que atraer hacia nosotros eso que tanto tememos. Por tanto, si haciendo uso de nuestro libre albedrío, entramos en una vibración más alta, atraeremos hacia nosotros una realidad acorde con dicha vibración. Dejemos de fijarnos en los hechos de baja vibración que nos rodean y centrémonos en los de alta vibración. Una de las formas de entrar en la vibración alta es mediante el agradecimiento.

Otra forma de mantener la vibración alta, es ampliando nuestro campo de visión y mirar las cosas desde arriba para poder ver el cuadro al completo:

Hemos tenido que cambiar nuestra forma de relacionarnos, ahora no podemos tocarnos, abrazarnos, besarnos. Al tiempo que estamos estrechando la relación con las personas que viven bajo nuestro mismo techo.

Ahora podemos hacer cosas que antes no nos permitíamos. Nos pasábamos el día corriendo de un lugar a otro, pero sin ir a ninguna parte. Le dábamos mucho valor a cosas que realmente no lo tenían y nos habíamos olvidado de disfrutar de las cosas sencillas.

Es cierto que están muriendo muchas personas. Desde mi punto de vista, hay varias razones para que esto ocurra. Todas estas personas que están muriendo se han ofrecido para prestar un gran servicio a la humanidad. Con sus muertes están agitando nuestras consciencias y nos están ayudando en nuestra evolución. Por otro lado, el planeta Tierra está aumentando su vibración y muchas de esas personas, especialmente los ancianos, están muy apegados a la vibración antigua por lo que no se sienten cómodos en esta nueva vibración y eligen marcharse. Otros muchos, son almas muy antiguas que parten ahora para regresar pronto y así poder guiar a la humanidad en esta nueva etapa. Te invito a honrar y agradecer el servicio que nos prestan enviándoles Luz.

Ahora más que nunca, está en nuestras manos crear lo que viviremos mañana. Nos encontramos en el punto cero. Estamos viviendo un escenario totalmente desconocido en el que todo es posible. Es nuestra gran oportunidad de crear un mundo mejor.